Nace la Fundación Escuela y Familia

«Es hora de defender
la libertad de enseñanza»

Artículo del periodista de A. Llamas Palacios, publicado en Alfa y Omega (suplemento del ABC).

Gracias al apoyo de una serie de familias y profesionales de Andalucía, muchos jóvenes estudiantes y profesores podrán beneficiarse de ayudas económicas que les permitan realizar sus estudios en los centros que ellos mismos elijan.

La Fundación Escuela y Familia acaba de iniciar su andadura con un objetivo: defender el derecho a la libertad de enseñanza, evitando que la falta de medios sea un obstáculo para la elección del centro educativo

A pesar de que la Constitución asegura la libertad de los padres para elegir el tipo de educación que quieren para sus hijos, son muchos los que sienten que esa libertad no se respeta en España. Por eso, cada vez son más frecuentes las asociaciones de padres que se ponen en marcha para asegurar que sus hijos –y, especialmente, los hijos de familias con menos recursos– puedan tener una educación que esté de acuerdo con sus creencias personales.

Precisamente, con estos planteamientos, nació en el año 2003 la Fundación Escuela y Familia, con la colaboración de distintos profesionales y familias de la zona de Andalucía Oriental, especialmente en Málaga, Almería, Jaén y Granada, concienciados de la necesidad de aportar una parte de sus recursos personales para la formación de jóvenes y, también, de personal docente.

El objetivo de la Fundación es, según su Presidente, don Andrés Tortosa, «dotar de becas a personas que no tengan capacidad económica para asistir a centros de enseñanza privados, en congruencia con el principio de libertad de enseñanza y del derecho que tienen los padres a elegir un centro de enseñanza dentro de los parámetros de libertad que proclama la Constitución, no sólo la española, sino también la europea. Cada padre, de acuerdo con sus convicciones pedagógicas, religiosas, psicológicas o filosóficas, debería poder elegir el centro donde va a ser educado su hijo. Si cuadra que el centro que ese padre desea es privado, no le debería estar vetado sólo por no tener recursos». Y es que, para la Fundación Escuela y Familia, la desigualdad económica crea un ambiente de ausencia de libertad. «Los padres no pueden elegir porque no tienen medios –dice su Presidente–. Lo normal sería que fuera el Gobierno el que proporcionara los medios, pero vivimos en medio de una arrogancia política que desprecia la enseñanza privada, a la que no le llega ninguna subvención, y muchas veces tampoco les llega a las concertadas. Y cuando llega alguna subvención, pienso que es a costa de sacrificar ideales, o de transigir sobre ellos, y a eso no hay derecho».

«En mi vida –explica don Andrés Tortosa–, me he encontrado a muchas personas que me comentaban: A mí me gustaría meter a mi niño en ese colegio, pero, claro, no puedo porque supone, no sólo tener que pagar el colegio, sino también el transporte escolar, la comida…, y si encima no está subvencionado… Esto hizo despertar en algunos padres la conciencia de que podían destinar algunos de sus ingresos personales a estos fines altruistas, que en realidad supone defender un bien social al que tiene derecho todo ciudadano».

Son muchos los que no quieren quedarse parados: «La Constitución brinda medios para que sea la iniciativa privada la que fomente, desarrolle y proteja estos principios –explica don Andrés Tortosa–. Es hora de que los católicos nos echemos a la calle y defendamos este principio de libertad, pues esta siembra es fundamental para tener después una paz permanente y un buen sentido común. Estamos hablando de la juventud de nuestro país».

Enseñanza de calidad

Para poder desarrollar la finalidad para la que ha sido creada, la Fundación Escuela y Familia costeará títulos académicos, matrículas, pensiones, facilitará préstamos para estudiantes, hijos de familias numerosas o con capacidad económica reducida; además, pretende fomentar una enseñanza de calidad, invirtiendo en la formación del profesorado, con cursos o becas de investigación y ayuda en la financiación de programas docentes y de orientación educativa.

Hace tan sólo unos días que tuvo lugar la presentación de esta Fundación en Granada, donde se encuentra su sede social (calle Gran Vía, 8). En ella intervino el señor Jiménez de Parga, ex-Presidente del Tribunal Constitucional, y su Presidente, don Andrés Tortosa, que aprovechó la ocasión para explicar los primeros pasos que se están dando en la Fundación, donde se trabaja intensamente para incrementar la dotación, mediante donaciones, que permita suministrar becas a alumnos y a profesores.